Reputación Online

Empezaremos definiendo el concepto de reputación.

1. f. Opinión o consideración en que se tiene a alguien o algo.

2. f. Prestigio o estima en que son tenidos alguien o algo.

Hace apenas veinte años la reputación era un bien tangible de las personas, la cuestión principal era cómo medir la reputación, o si realmente se podía, si se podía, la palabra dada, el honor, integridad respeto, lealtad, entereza, honradez… de esta forma se evaluaba la reputación, no son percepciones sino realidades.

Debemos tener en cuenta que la reputación estaba ligada al entorno, barrio, pueblo, ciudad y como algo excepcional un país.

Dentro de nuestro ecosistema era imprescindible gozar de buena reputación, para realizar las actividades más cotidianas, tener novi@, casarse, pasear por el barrio, y las de índole económicas, tener un buen trabajo, hacer negocios… al contrario de la mala reputación la cual coartaba y dificultaba al acceso para poder socializar.

En la época actual donde todo es prácticamente online, el concepto reputación, viene a ser lo mismo pero globalizado por el factor multiplicador de internet.

En el ámbito de los negocios es donde fundamentalmente se hace necesario que cualquier persona ó empresa tenga una buena reputación pues sólo así conseguirá afianzarse, consolidar su nivel de resultados y mejorarlos, mediante la captación de nuevos clientes, búsqueda de empleo, etc.

Por ese motivo, en la actualidad, gracias al avance de Internet y las redes sociales, ha surgido el concepto de reputación online. Se trata de un término que se utiliza para hacer referencia a la imagen que tiene una persona ó negocio determinado en la Red. Es decir, el prestigio y el valor que le dan los usuarios.

Al igual que al inicio de este artículo, hablábamos de hace veinte años, construir una reputación positiva es una tarea que lleva mucho labor y tiempo, requiere de coherencia. Resulta mucho más difícil alcanzar una buena reputación (es decir, ser admirado y respetado por otros) que destruirla por una acción equivocada o un comentario desacertado.

Un político puede haber tenido un trabajo intachable durante décadas, demostrando su honestidad y su compromiso con los votantes. Sin embargo, si un día hace una declaración pública polémica o cuestionable (con contenido discriminatorio, por ejemplo), su reputación quedará gravemente afectada. A consideración de la sociedad, los logros de su trayectoria serán minimizados, ya que lo negativo es lo que suele prevalecer.

Por este motivo en www.reputaciondigital.online, somos conscientes de estos factores, los medios de comunicación sacan a la luz constantemente las valoraciones que la ciudadanía hace de los líderes de los partidos políticos, con el sobrentendido de que su reputación influirá en los votos que recibirá su partido; las empresas redactan memorias de Responsabilidad Social Corporativa como carta de presentación a potenciales clientes, a otras empresas y al poder político, también con el implícito de que un buen currículo ético es un excelente aval para hacer negocio con organizaciones fiables.

En España, la creciente importancia del control de la reputación online se ha visto reflejada en la creación de departamentos de reputación digital online por parte de las agencias más importantes de marketing, y en realidad la reputación sigue siendo lo mismo que antaño, desde nuestra perspectiva, enfocamos la reputación digital de forma global y la tratamos como un bien tangible, devolviendo el prestigio que durante años una persona se labró.